Virgen del Perpetuo Socorro: Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Virgen del Perpetuo Socorro: Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Virgen del Perpetuo Socorro

La Virgen María, bajo la advocación de Perpetuo Socorro, es la Patrona de las misiones redentoristas. El Papa Pío IX, fue quien entregó en 1865 el icono de la Virgen a los Misioneros Redentoristas con el encargo de: “Denla a conocer por todo el mundo”. Desde entonces los Misioneros Redentoristas la hemos llevado en todas las misiones populares como la primera y más eficaz misionera.

LA HISTORIA DEL ICONO
La historia conocida del icono arranca de 1499. Un comerciante extrajo de una iglesia de Creta el icono de la Virgen y, escondido en su equipaje, lo llevó hasta Roma. En la capital romana, lo dio a conocer a un caballero, amigo suyo, que lo había recibido en su casa. Viéndose al borde de la muerte lo entregó a su amigo, encargándole que lo entregara a una iglesia para ser expuesto a la pública veneración, según el deseo que había expresado la Virgen.

Muerto el comerciante, tras reticencias de la familia que lo guardaba y amonestaciones severas recibidas de lo alto, la madre de familia lo entregó a la iglesia de San Mateo. En este templo permaneció el icono durante tres siglos, recibiendo culto concurrido y correspondiendo con hechos milagrosos. En 1798 las tropas de Napoleón entraron a saco en Roma y destruyeron, entre otros, el templo de San Mateo. Los religiosos agustinos, que habían atendido a San Mateo, se retiraron con el icono a una pequeña capilla, quedando allí sin culto popular y en el olvido.

En 1865, en una encrucijada de circunstancias providenciales, el icono es descubierto y entregado por el Papa Beato Pío IX a los misioneros redentoristas. Éstos habían levantado iglesia nueva y Casa Generalicia en terrenos que antaño ocupara el templo de San Mateo; por otra parte, el único rastro para la localización del icono lo conocía el P. Miguel Marchi, que de pequeño fue monaguillo en la capilla donde vio el cuadro, y que ahora era redentorista.

El Superior General de la Congregación, P. Nicolás Mauron, solicitó el icono al Papa, apoyando la solicitud en varias razones: la Virgen del icono manifestó, al llegar a Roma, que quería ser venerada entre Santa María Mayor y San Juan de Letrán y lo fue en San Mateo, ahora la iglesia del Santísimo Redentor y San Alfonso ocupaba el mismo lugar; además, un redentorista era el eslabón de enlace entre el ayer y el hoy; por otra parte, los redentoristas, desde su fundador San Alfonso, son enamorados de la Virgen María en su vida congregacional y en su ministerio misionero.

El Papa firmó el documento de cesión del icono a los redentoristas para la iglesia de San Alfonso, en Roma, el día 11 de diciembre de 1865 y se instauró el culto solemnemente el 26 de abril de 1866.
www.TodosCatolicos.com
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!